martes, febrero 13, 2007

Rocky: La Venganza

Está bien que tus clientes te recomienden comics. Sobretodo cuando sacan a la luz tebeos que se te habrían pasado, como es el caso de este Rocky: La Venganza.

Tampoco es que me tuviera mala pinta, pero con la cantidad de lectura, hay que priorizar.

El caso es que finalmente y debido a estas recomendaciones, me lo acabé pillando.

No es que este tebeo de Martin Kellerman vaya a romper moldes.
Todo lo contrario. Es uno de tantas obras, donde el autor nos describe sus vivencias en el día a día.
Rocky, el protagonista álter ego del autor, es un dibujante de tiras cómicas en su Suecia natal, al que de repente todo le sale mal.
Su novia le deja, se queda sin trabajo y sus amigos están un poco hasta el gorro de su persona.

Nada nuevo en el horizonte.
Entonces, ¿dónde reside el interés de este comic?

Pues que lejos del toque ombliguista y melodramático que suelen acompañar a este tipo de relatos, Kellerman opta por una forma de narración mucho más extrovertida y divertida.
Vamos, que se rie de él mismo, sus miserias y las de sus amigos a base de bien.
Un poco en la línea del hijoputismo de Joe Matt.
Queda por ver hasta que punto lo que nos cuenta en el tebeo es 100% real, pero a poco que se asemeje, cualquiera se hace amigo de este hombre.

Especial atención merece su etapa en USA. Cuando ve que en Suecia las cosas no pueden ir, sino a peor, Rocky cruza el charco y se planta en casa de un amiguete americano y gay.
Impagables sus experiencias con los yanquis.

Desde luego que sin llegar a ser machista, este es un comic que gustará más entre el sector masculino que entre la parroquia femenina.
Simplemente por una cuestión de afinidad.

1 comentario:

willy dijo...

buenísimo!!!