jueves, mayo 24, 2012

Dorian Gray



Corominas, más conocido como portadista oficial para la edición española de las novelas de Canción de hielo y fuego, nos sorprende a todos con un trabajo de cómic al margen de su habitual labor como ilustrador. Un álbum que como él mismo reconoce realizó en su tiempo libre, cuando el cuerpo se lo pedía y siempre gracias a la eterna paciencia de su editor.

Para la ocasión, Corominas opta por la adaptación al cómic de un clásico de la literatura universal y una referencia ineludible cuando hablamos de terror gótico; El retrato de Dorian Gray.

Una adaptación casi totalmente fiel a la novela original, de la cual solo se aparta momentáneamente en su final y que recoge el espíritu y el ambiente que Oscar Wilde puso en el texto. Y he aquí una de las claves de este álbum, porque salir airoso de esta adaptación, sabiendo captar la esencia de una obra tan compleja, es digno de mención.







Corominas opta por un estilo gráfico alejado del dibujo académico, buscando un  hibrido entre el dibujo y la pintura, lleno de matices, con viñetas puntillosas y llenas de detalles y otras más cercanas al impresionismo, con un excepcional uso del color y con unas acuarelas que saben captar perfectamente el aire victoriano que envuelve toda la historia. Pero lo más importante, es que pese a todo este despliegue gráfico, Corominas no se limita a ofrecernos un álbum de estampitas o cuadros impresos, sino que en todo momento es consciente de que lo que está haciendo es contarnos una historia.

Gustará a los que ya conocen los trabajos de ilustración de este autor  e interesará a la vez que sorprenderá a todos aquellos que se encuentren con el dibujo de Corominas por primera vez, sin olvidar a los lectores que se acerquen atraídos por la temática gótica, los cuales tampoco saldrán decepcionados.


1 comentario:

jorge dijo...

Lo compre el otro día y aún esta en la reserva, a ver que tal.

El dibujo me atrae y repele al mismo tiempo.

Veremos.