lunes, octubre 17, 2016

El mundo de Milo



Atraído por el atractivo visual de este cómic, con esas reminiscencias a los mundos de Miyazaki, lo que me encuentro dentro es la adaptación a los códigos y estilos europeos de un cuento tradicional chino donde la fantasía y la metáfora son las reinas de la trama.

Un cómic recomendable para cualquier edad, que empiezas leyendo como fan de Miyazaki y con el que acabas la lectura teniendo la sensación de revisitar los mundos de Bone. En cualquier caso, dos referencias, Miyazaki y Bone, que hacen muy recomendable la lectura del libro. Para los demás, solo tenéis que abrir las páginas y dejaros llevar por lo que veis.

Única pega; para el tipo de cómic que es, quizá le hubiera sentado mejor una edición en un formato un poco más grande.