lunes, marzo 10, 2008

La revolución de los pinceles


Un tebeo con una portada como la que podéis ver aquí arriba tiene mucho ganado. De entrada, llama la atención del posible comprador entre el montón de novedades y eso, hoy en día, es mucho terreno ganado. Pero la verdad es que hay que ir con mucho cuidado, porque esa portada es tan espectacular como engañosa.

Tras verla, mis expectativas para este tebeo se centraban en una obra al más puro estilo Sambre, con ese toque romántico de la Francia postrevolucionaria. Pero una vez leído, mi sorpresa no puede ser mayúscula, porque lo que tenemos aquí es un ejercicio de metacomic, o comic referencial, donde por medio de la historia de un dibujante de tebeos, en una época y un lugar indeterminado, pero que bien podríamos encasillar en ese periodo romántico, los autores realizan una disectomía del panorama del tebeo patrio actual, visto desde la óptica del creador y con los editores como malos de la película. Con alusiones bastante claras a personajes del mundillol, esta revolución de los pinceles es una metáfora de la situación en la que se encuentra "la industria" tebeística en nuestro país. Con mucha acidez y tirando con bala, este tebeo es un fiel reflejo del sentimiento de muchos de los autores que realizan tebeos en España y fuera de ella.

De todas formas, quizá me he precipitado y me he ido directamente al segundo nivel de lectura, obviando el primero. Porque ante todo, y para cualquier lector ajeno al mundillo, sus penas y miserias, lo que se nos ofrece aquí es un historia entretenida, bien contada y con un dibujo que intercala momentos brillantes con otros más olvidables, pero que en un computo global funciona y que tiene su dosis de interés más allá de su portada.

Como reza en la contraportada del libro, en esta historia se nos cuenta; "De como se desarrollaron los hechos que desembocaron en la famosa Revolución de los pinceles, donde un puñado de autores defendieron sus derechos de la única y mejor forma que sabían: Con su arte".

1 comentario:

Josep dijo...

Gracias por la reseña. Me alegro de que os haya gustado.

Saludos