miércoles, abril 23, 2008

El inmortal Puño de Hierro

Llevaba tanto tiempo escuchando y leyendo tantas alabanzas sobre este tebeo, que realmente tenía una sana curiosidad por ver si estábamos antes una realidad o ante el último bluff publicitario de Marvel. Como siempre, en la real life, todo se queda entremedias.

En mi opinión, estamos ante un buen tebeo, con una historia solventada por dos guionistas muy profesionales, Brubaker y Fraction, que tuvieron la suerte de contar con un dibujante, el español David Aja, en estado de gracia.
Esta nueva serie de Puño de Hierro, se puede encasillar en la línea de superhéroes realistas que desde hace unos años, con el Daredevil de Bendis y Maalev a la cabeza, se cuelan en las líneas editoriales de Marvel, con un considerable exito de público, pero que sobretodo se mantienen vivas gracias al prestigio que consiguen para la casa de las ideas.

Supongo que la idea era que si funcionó con Daredevil; ¿por qué no va a funcionar con Puño de Hierro? La premisa no era mala, pero ya de entrada el propio Brubaker reconoce que está a tope de trabajo y no se ve con las fuerzas ni con el tiempo necesario para afrontar otra serie más. Consecuencia, pide la ayuda de Fraction. Por lo tanto, ya no tenemos un guión 100% Brubaker. Y quizá eso es lo que le falta a la serie para ser perfecta, porque la trama, sin ser en absoluto mala, tampoco tiene esa brillantez que vemos en otros trabajos de Brubaker.

Como siempre en Marvel, pesa mucho el trabajo de introducción a nuevos lectores. Hay que sentar las bases, una vez más, y explicar a todo el mundo quien es Danny Rand y porque lleva el traje de PH. Está claro que con otros guionistas, seguramente esta historia quedaría en un pestiño repetitivo. Por eso hay que agradecerles a estos dos hombres, que se hayan preocupado por dotar a la trama de una dosis de originalidad, buscando en los comienzos de la historia de PH, en su pasado y en su legado. Toda esa parte, tiene su interés y está bien estructurada. Pero lamentablemente, la parte en la que el protagonista se enfrenta con la malvada organización Hydra, es más de lo de siempre.

Pero no hay mal que por bien no venga, puesto que este más de lo mismo, afortunadamente, calló en manos del dibujante David Aja, y con él al dibujo, todo lo dicho anteriormente queda en segundo plano y el tebeo resurge de las cenizas. El espectacular trabajo de planificación, narración y puesta en escena conseguido por este dibujante, vale la compra de este tomito y de muchos más. No son pocas las veces que el trabajo de un dibujante nos hace llevarnos un tebeo a casa por su sola presencia. Me temo que a partir de ahora, la aparición de David Aja en un tebeo va a significar que ese tebeo acabe en la bolsa de la compra.

A todos aquellos de vosotros que tengáis dudas sobre lo que este cómic os puede ofrecer, os recomiendo que le deis una oportunidad. Sin ser la mejor historia de Brubaker, si que mantiene el tipo. De hecho, si me decepciona un poco el guión no es porque sea malo, sino porque de Brubaker siempre espero lo mejor. Si añadimos que el trabajo de Aja ya merece la compra por si sola, creo que todo el mundo debería de llevarse este tomito a su biblioteca.

Por cierto, el tomo acaba con un cliffahanger de los buenos. De hecho, a día de hoy, tengo todavía más ganas de leer la segunda entrega, puesto que por lo que se nos adelanta, ese segundo tomo va a ser una especie de Dragon Ball visita el universo Marvel. ¿Qué, a que ahora si que os pica la curiosidad?

1 comentario:

franpino dijo...

Esta era una de las novedades que más espereba, como bien dices por las buenas críticas que ha tenido y porque la primera colección de tebeos que empecé a coleccionar cuando era pequeño fue la de Power Man y Puño de Hierro de Vértice (junto con Rom y Los 4F), de ahí que le tenga especial cariño al personaje.

Si bien es cierto que la historia de Brubaker y Fraction no está a la altura de algunos de sus trabajos, también es cierto que el tebeo brilla por encima de muchos otros, sobre todo dentro del mundillo de los superhéroes. Además la narrativa gráfica de Aja redondean de por sí el producto final. Y en ocasiones al encontrarte con alguna secuencia o planificación de página llegas a pensar: "coño, estas cosas siguen existiendo más allá del tebeo gafapastoso y la viñeta europea". Vamos, que hace las cosas con gusto y como dios manda. Tampoco veáis esto último como una pulla :p

Para mí lo más negativo de todo es la edición de Panini. Muy bonita eso sí, pero algo cara para lo que contiene. ¿Qué pasará cuando Aja y Brubaker dejen la colección allá por el nº 17?.

Como dijo Melo, es una edición para lucir en el Salón y que el dibujante te haga el dibujito en la susodicha feria...