martes, febrero 14, 2017

La Torre Oscura Integral




Una novedad de esas que producen reacciones de amor y odio a partes iguales.

Este mes, Mondadori saca en dos volúmenes integrales la adaptación al cómic de las novelas de Stephen King:  La Torre Oscura. Grata noticia para aquellos lectores interesados en la serie y que nunca se habían aproximado a la misma, motivados en gran parte por lo caótico de su publicación aquí en España, primero en formato grapa, luego tomos recopilatorios, etc...

Ahora, en dos volúmenes integrales a un más que interesante precio de 29.95 euros cada uno, tenemos toda la historia de Roland a nuestro alcance.

Hasta aquí, la parte positiva.

La negativa, pues que los fieles compradores de la serie, que llevan comprando desde hace más de  diez años cada una de las grapas en primer lugar, que luego ven que les cambian el formato al de tomitos pero siguen fieles a la serie, pues esos lectores, supuestamente a los que más había que cuidar y prestar atención, ven como el volumen 11 de la serie, sale al mismo tiempo que los integrales al precio de 14.95 euros, con el agravante de que ese último tomo también está incluido en segundo tomo integral.



A estas alturas, cualquier veterano comprador de cómics ya tiene callo por el incontable número de ediciones deluxe, recopilaciones, saldos, etc.. que asaltan el mercado cada cierto tiempo. Esto es la ley del mercado y creo que está por todos aceptada, con mayor o menor gusto, siempre y cuando se respeten los tiempos establecidos. Pero lo de este lanzamiento conjunto roza el mal gusto.

Todos tenemos claro la importancia de conseguir nuevos lectores y acrecentar el número de compradores de cómic. Estas ediciones integrales facilitan mucho esta misión, tanto por lo interesante de tener una historia completa en una edición integral como por su competitivo precio.
Además, cualquier comprador acepta que estas ediciones recopilatorias van a estar presentes tarde o temprano. La cuestión de fondo no es esa. La principal demanda es saber si realmente tanto cuesta compaginar esta línea editorial y comercial con un cuidado y atención al lector y comprador  habitual.

Por desgracia, esta política de vilipendio al comprador habitual cada vez está más arraigada en el mundo editorial y aunque en esta ocasión estemos hablando de una editorial grande como Mondadori, son pocas las editoras que puedan presumir de no haber hecho alguna jugada editorial a sus seguidores.

Como librero, me produce toda la satisfacción del mundo poder ofrecer a nuevos y viejos lectores lecturas de calidad en grandes ediciones y precios inmejorables, pero cada vez que un cliente habitual se ve traicionado por su editor y por extensión por su librero, desde luego es algo que no me gusta.