miércoles, noviembre 11, 2015

El horno huérfano



Muy de vez en cuando te adentras en un cómic de la manera habitual, esperando una lectura conforme a los estándares clásicos y sin mucho más conocimiento para ver como esta obra en concreto te golpea en la cara y te sacude de una manera no esperada.

Si os digo que todavía no tengo muy claro lo que acabo de leer ya os imaginaréis que El horno huérfano no es una obra fácilmente clasificable. La historia que Rob Davis ha puesto en texto e imágenes es sin duda algo fuera de lo común, arriesgándose con ello a la pérdida de lectores frustrados por mo encontrar la puerta de entrada a su propuesta al mismo tiempo que ganará a otros tantos lectores fascinados por este universo que no alcanzamos a entender pero que nos fascina.

Rob Davis tiene una extraña habilidad para hacer que sintamos cercanos las situaciones y personajes más bizarros. Scarper Lee es un joven que sabe que va a morir en tres semanas. Su padre, una extraña máquina  que está encadenada en el sótano de su casa. Su madre, una secadora de pelo industrial.  Scarper acude a un instituto donde los recreos están vigilados por leones en un mundo en el que la lluvia es de cuchillos. Cuando a su instituto llega Vera Pike, una nueva compañera, la vida de Scarper cambia drásticamente. Ella le enseñará que la vida está ahí para vivirla.

Realmente no me atrevería a recomendaros a tumba abierta este libro. Más que una recomendación, tomaros este post como un aviso, una llamada de atención sobre algo distinto. Si eres un lector cansado de convencionalismos y en busca de nuevas sensaciones, puede que con El horno huérfano encuentres tu lectura.