miércoles, febrero 10, 2016

Emanon Recuerdos



¡Qué bonita historia de ciencia ficción existencialista! Tomando como  punto de partida el casual encuentro entre dos jóvenes en un ferry, un chico amante de los relatos de ciencia ficción y una extraña chica tan atractiva como enigmática, Kenji Tsuruta traslada al lenguaje del cómic las historias y personajes pensadas por Shinji Kajio.

Una trama que tiene mucho de puesta en escena teatral y en la que su principal atractivo reside en los diálogos de los dos protagonistas que nos atraparán sin darnos la mínima concesión a abandonar la lectura.  Una historia tan sencilla como cautivadora, muy evocadora y que sin contar nada nuevo sabe atraer la atención lectora de principio a fin.

Un manga que podrá gustar por igual tanto a los amantes de las historias de ciencia ficción como a los del cómic costumbrista e incluso a los que disfruten con una buena historia, no me atrevería a decir de amor canónico, pero si de relaciones humanas que una vez acaba nos dejará no pocas reflexiones existenciales.