miércoles, septiembre 28, 2016

Lamia




Lo comentaba el otro día tras acabar la lectura de este Lamia y pasados ya unos días lo repito desde la templanza que da el tiempo; ¡vaya pedazo de tebeo que se ha sacado de la manga Rayco Pulido!

Disfrazada de polar, Lamia es un pequeña maravilla que entra y sale de los géneros a voluntad de su autor y sus personajes, los cuales proponen un juego de pequeños despistes, ya anunciados desde las primeras páginas con ese clarificador; "Lamia, una farsa en dieciocho actos".

Nada, ni nadie, es lo que parece en Lamia. Cada página nos depara una pequeña sorpresa o una gran decepción. Todo depende del punto en que nos metamos en la historia y nos encariñemos con los personajes. En Lamia, nada es casual y todo cuenta.

Qué bien le ha sentado a Rayco Pulido su estancia en Angoulème tras ganar un residencia en la conocida Maison des auteurs de esa ciudad. Esta obra rezuma una fresca tradición francesa de línea clara como solo la puede interpretar un solista como es Rayco Pulido.

Una obra que ya está entre mis lecturas del año y de la que no tengo la menor duda que vamos a oir hablar, mucho y bien, en los próximos meses.

Seria candidata a ganar todos los premios posibles por venir.