jueves, noviembre 24, 2016

El cartero de las mujeres



Qué agradable sorpresa ha resultado ser la lectura de esta insospechada obra. Una lectura en la línea de satisfacción producida por otros títulos como Magasin General. Lydie y similares.

¿Quién le iba a decir al bueno de Maël, nuestro tullido protagonista, que el acto de un joven terrorista serbio en 1914 iba a cambiar su vida de la manera en que lo hizo? La movilización que el pueblo donde reside, una bonita isla en la costa bretona, sufre debido a la primera gran guerra, convierte a un joven totalmente invisible para las mujeres de la isla, en prácticamente el único hombre de la isla. Si además, el alcalde le otorga la importante misión de hacer llegar las cartas de los soldados del frente a sus desesperadas mujeres, la excusa es perfecta.

Un argumento que podría ser de pura comedia, pero al que sus autores, Quella-Guyot y Morice, han sabido sacar la suficiente enjundia para convertirla en una historia de múltiples niveles de lectura y reflexión, cubriendo con una pátina de comedia romántica una sucia y retorcida historia de lujuria y desenfreno.

Un título que no merece pasar inadvertido por las estanterías y al que su formato integral, además, permite que la opción de llevárnoslo a casa sea más que interesante.