lunes, marzo 21, 2016

Intrusos



El regreso de Adrian Tomine, el narrador de la soledad social, en la que podemos considerar como su primera gran obra de madurez. Toda la esencia de Tomine ha ido madurando durante sus años de carrera hasta dar lugar a este Intrusos.

Barniz de literatura, con un hálito de gran obra, los seis pequeños relatos que componen este Intrusos vuelven a los temas recurrentes en la obra de Tomine (soledad, alienación, relaciones familiares y de pareja,  etc...) para ser recreados desde una nueva visión, la de un autor que ya dejo de ser un joven para entrar de lleno en la madurez vital.

Seis historias que son muy diferentes entre ellas, tanto en temática  como en extensión y aspecto gráfico y que tienen el nexo común de unos protagonistas sacados de la realidad, con sus miserias, sus pequeños triunfos, sus sueños y sus locuras. Protagonistas orgánicos, muy reconocibles y totalmente reales a los que Tomine vampiriza su existencia creando arte en el proceso.

Los pasos de este artista siguen siendo firmes. Tomine tiene claro cual es su camino en esto del cómic y a través de toda su carrera lo ha ido demostrando, obra tras obra, trabajo tras trabajo.

La gran esperanza blanca de la literatura bien podría llamarse Tomine.

Si eres un habitual seguidor de las obras de Tomine no tienes otra opción real que no sea llevarte este libro a casa. Si no estas en el grupo de los acólitos pero estas palabras han sembrado la duda y realmente quieres comprobar si este autor es tan bueno como digo, puedes hacerlo directamente con esta su última propuesta o acercándote a otros clásicos del autor como Rubia de verano o Sonámbulo y otras historias.