jueves, marzo 31, 2016

Las libreras recomiendan: Daredevil Marvel Saga




Si el lanzamiento de 'Jessica Jones. Alias' me había gustado, el de 'Daredevil. Diablo Guardián' me confirma que la nueva línea de Panini, Marvel Saga, es todo un acierto. Cierto es que no son tontos y han lanzado en primer lugar a dos personajes muy de moda actualmente por el éxito de sus respectivas series en Netflix a los que seguirán Spiderman y Punisher. Ventas aseguradas. Pero no solo por lo oportuno del momento.

'Daredevil 1: Diablo Guardián' engloba los números del 1 al 8 de la antigua Marvel Knights Daredevil con la que este personaje vivió uno de sus mejores momentos. Los responsables de su triunfo fueron Kevin Smith al guión y Joe Quesada y Jimmy Palmiotti al dibujo y tinta. Juntos dotaron al personaje de una profundidad y madurez que ya necesitaba.

En este tomo nos encontramos a Daredevil enfrentado a un gran dilema: le dejan en custodia un bebé que unos califican como Anticristo y otros como Redentor. Ángeles y Demonios, no podía haber bandos más enfrentados, intentan atraer (con formas no del todo limpias) a nuestro protagonista. El pobre tampoco está en su mejor momento; Karen Page le había dejado y ahora vuelve con más complicaciones añadidas (soy buena y no spoileo) y su amigo y compañero, Nelson, también le necesitará más que nunca; las preocupaciones no dejan de aumentar. Matt no está solo y tiene gente poderosa a la que recurrir como Spiderman, Viuda Negra y Dr. Extraño, pero nadie puede ayudarle en las verdaderas batallas que ha de superar: la posible pérdida de cualquier resto de cordura y la de la pérdida o no de su fe. Ya sabemos que nuestro invidente favorito es todo un creyente pero en esta historia se planteará si de verdad la religión puede ser un refugio adecuado para él ¡y menos cuando la aparición o no del Apocalipsis final parece depender de él!

Por todo esto ya sabéis que este cómic es para tomárselo en serio, nada de coñas y chistes fáciles; Matt Murdock lo está pasando verdaderamente mal y lo expresa mejor que nunca a través de los diálogos que para él crea Kevin Smith; más allá de las luchas habituales para defender Hell's Kitchen de Kingpin y compañía, conoceremos mejor que nunca a Daredevil, sus motivaciones y miedos, que los tiene.

No solo el guión es sobresaliente y arriesgado, sino que el dibujo lo acompaña a la perfección ¿quizá un poco excesivo? ¿recargado? ¿con abuso de sombras? Puede, pero es ideal para la historia de ángeles y demonios que narra ¿o alguno de vosotros considera la imagenería cristiana sencillita y sobria? No, es barroca y ostentosa como merece este cómic.

Amadelcalabozo