jueves, julio 21, 2016

Las libreras recomiendan: Pánico en Wall Street



Veis la Bolsa de Nueva York en las noticias o en películas y os parece imposible que alguien pueda manejar bien tanto estrés y enterarse realmente de si está vendiendo o comprando, y si lo hace bien o mal ¿verdad?

Pues con Pánico en Wall Street podéis probar la experiencia a escala más reducida. En este juego habréis de dividiros en dos bandos: empresarios e inversores. Los primeros tendréis que pujar y haceros con los productos más interesantes del mercado (como Déronflant, una especie de caja en la que meter la cabeza de tu pareja y evitar sus ronquidos, o el casco Espabilín ¡niños formales en un momentín!, entre otros). Una vez tengáis montadas vuestras empresas será el momento de hacer que los inversores se interesen por ellas y apuesten su dinero. Es el momento del caos. En unos segundos se dispararán las compras, tendréis -tanto empresarios como inversores- que negociar para conseguir los mejores precios y decidir si vale la pena apostar por empresas de más o menos riesgo. La lucha será encarnizada y ningún trato estará cerrado si no se especifica así, de modo que las inversiones pueden volar de una empresa a otra sin darte tiempo a encajarlo.

Una vez se cierren todos los tratos, es momento de ver cómo responden los mercados que en este caso, serán unos dados. Según la tirada veremos si las acciones de las empresas suben o bajan y se calcularán los beneficios para los inversores, que habrán de pagar a los empresarios el precio acordado previamente. Y así durante cinco vertiginosas rondas.

¿El objetivo? En un juego así no puede ser otro que ser el que consiga más dinero, tanto en el bando de los empresarios como en el de los inversores.

Juego muy divertido (las pujas, convencer a los inversores, los cambios... risas aseguradas) y rápido (unos 40 min).

La única advertencia es tener cuidado si nuestros vecinos son rosmones con el ruido, porque a la hora de pujar las risas y voces pueden elevarse un pelín ;)

Amadelcalabozo