jueves, septiembre 17, 2015

Ladronzuela y Doble Sentido




Dos obras a destacar y que me han devuelto las sensaciones de mis primeras lecturas de lo que en su momento se conocía como cómic indie (de aquella aún no se llevaba lo de novela gráfica) con Tomine, el Clowes con guante, Chester Brown y otros autores en la cresta de la ola.

Tanto Ladronzuela como Doble Sentido tienen entre ellas puntos en común, tanto en la forma como en el fondo. Además, ambas obras son el debut de sus respectivos autores, Michael Cho, un coreano afincado desde niño en Toronto en el caso de Ladronzuela y el sueco Niklas Asker en el caso de Doble Sentido. Dos autores que vienen del campo de la ilustración, donde gozan de un cierto prestigios y se embarcan como novatos en el mundo del cómic.

No tengo claro si el efecto nostalgia o si el haber vuelto a leer obras de este tipo después de bastante tiempo si tener contacto con el género han jugado a su favor, pero lo cierto es que ambas lecturas me han agradado tanto como para poder recomendarlas sin ningún tipo de problema.

Supongo que todo se puede resumir que me han gustado porque simplemente son dos obras de gran calidad, que intentan y consiguen renovar las historias indies de corte intimista-slice of life, donde las relaciones personales toman el protagonismo de la historia sin necesidad de fuegos de artificio.