miércoles, abril 27, 2016

Adicto al amor: Memorias de un follador en serie



Está claro que Norma Editorial tiene muy claro quien es el target final de este cómic o como mínimo, algo de provocación buscan, porque ese "follador en serie" del título comparado con el "serial dater" del original parece que puede llevar a equívocos.

Porque Adicto al amor tiene más de comedia sentimental de lo que pueda parecer por el título. Con ese toque autobiográfico que puede acercar a su autor, Koren Shadmi, a otras referencias como Chester Brown o Joe Matt, las peripecias de K, protagonista del relato, en su inmersión en el mundo de las citas online, despierta en partes iguales la curiosidad y simpatía del lector que ve como un tímido y enamoradizo dibujante se va convirtiendo en un frívolo y calculador ligón en serie.

Una trama que, extrañamente, engancha desde la primera página y con la que Koren Shadmi sabrá hacernos participes de sus descubrimientos amorosos cita tras cita. Y pese a que en un cierto nivel de lectura se pueda encontrar una velada crítica a las nuevas formas de interacción social  a las que nos empuja nuestra sociedad, realmente lo que nos ofrece su autor es un divertimento en el que se rie un poco de todo y de todos, siendo él mismo el principal objetivo de su escarnio.

Gustará a los que disfrutaron con las canalladas comiqueras de Joe Matt y a todos aquellos que busquen un cómic divertido sin más pretensiones.