viernes, abril 29, 2016

Las libreras recomiendan: Lydie



Camille no ha tenido suerte en la vida; su madre murió al darle a luz y justo cuando ella se va a convertir en madre sucede otra desgracia y su pequeña Lydie nace muerta. La pérdida de su hija es un trago demasiado amargo para ella y parece que no lo superará, hasta que un buen día se levanta feliz y anuncia el motivo a todo el vecindario: Lydie está viva y ha vuelto a su vida.

No se trata de ningún milagro, los vecinos consideran que la pobre Camille se refugia en esta ilusión para poder disfrutar de la maternidad que tanto deseaba pero viendo la felicidad que emana cuando 'cuida' a su Lydie no se atreven a desmentir su fantasía y deciden seguirle la corriente.

En el 'Callejón del bebé con bigote' parecen seguir el siguiente leitmotiv: "¿por qué hacer el mal cuando resulta tan sencillo hacer el bien?" -ojalá todos pensaran así- y todos dan lo mejor de sí para asegurar la felicidad de Camille. Y lo que es más importante, todos son felices haciéndolo, y quizá esta sea la lección que debemos aprender.

Ni el más duro podría mantener intacta su coraza frente a este cómic. Zidrou y Lafebre, guionista y dibujante, se entienden a la perfección a la hora de realizar un cómic que es pura ternura; desde los diálogos de los protagonistas, llenos de comprensión y humildad, al dibujo magistral de Lafebre; ambos conmueven a cada frase y cada trazo.

Perfecto para olvidar por un momento el cinismo y la desilusión que en ocasiones nos rodean y recuperar algo de fe en la humanidad.

Reconozco que no lo había leído hasta ahora por miedo a que resultara demasiado triste, pero me equivocaba: lo que rebosa es esperanza. No puedo esperar a que llegue mañana sábado para tener a Jordi Lafebre en BD y comentarlo en persona ¡estáis todos invitados!

Amadelcalabozo