martes, abril 05, 2016

Un gusano en la fruta



Cada vez más, en esta locura editorial que vivimos, hace falta la contextualización y la información para evitar llevarse sorpresas. Ya tengo hablado numerosas veces del extraño proceso de publicación que sufrimos aquí en España, donde un autor extranjero que alcanza un relativo éxito  con una obra de madurez, comienza a ver publicados numerosos trabajos anteriores, muchos de ellos de formación como autor, sin que el lector final tenga mucha información sobre si ese trabajo es actual o si tiene casi 20 años de antigüedad, como es el caso que nos ocupa.

Pese a que para dar esta información ya estamos los libreros y ese es nuestro trabajo, no estaría mal que en las portadas o en la información editorial se hiciera mención a este dato, más aún si la edición está más que justificada tanto por la calidad de la obra como porque en su país de origen también haya tenido un reciente nueva edición.

En este cómic vamos a encontrar al Rabaté estudioso del alma y las miserias humanas. Con su habitual tono de comedia negra, el autor hace una radiografía del mundo rural francés y de sus pequeñas tragedias del día a día.

Pierre, un cura poseído por un peculiar espíritu de renovación, llega en plena tragedia a su primer destino: Restigné, una pequeña comunidad francesa cercana al Loira. La guerra entre dos familias viticultoras ha acabado en un fatídico accidente y las sospechas invaden el pueblo. Mientras Pierre intenta adaptarse a las nuevas costumbres, desempeña su tarea de confesor para ordenar todas las piezas y averiguar quién está involucrado en el caso.

Una obra que pese a los casi veinte años pasados desde su publicación tiene toda la fuerza y calidad necearía para justificar su publicación y que la convierte en muy recomendable para los fans de Rabaté, para los que gusten de la nueva BD francobelga o simplemente para el que quiera leer una buena historia sin más complicaciones.