jueves, noviembre 02, 2006

Cuaderno de viaje de Craig Thompson


Nueva entrega para los fans de Craig Thompson.

Después de contarnos su vida, con todo lujo de detalles, en Blankets, paradigma de las obras de amor-odio, nos llega ahora esta nueva entrega dentro de sus peripecias vitales.

Para todos aquellos que quedaron escocidos por la misera infancia-adolescencia del autor, sólo puedo decir que aquí simplemente se limita a recoger apuntes de sus viajes por Europa y parte de África, aprovechando las invitaciones que le llegaron de diversos festivales de comic, así como viajes personales.
Que nadie espere encontrar una narración dentro de este tebeo.
Más bien son apuntes, detalles de sus peripecias vitales dentro de sus viajes.

Vamos, que el autor no engaña a nadie, porque ya en la introducción lo deja bien claro
“Este no es el “nuevo Craig Thompson” sino más bien una obra secundaria y autocomplaciente. Un sencillo diario de mi viaje por Europa y Marruecos, del 5 de marzo al 14 de mayo del 2004”

En una época de tantas novedades es difícil recomendar una obra de este estilo, por muy buena que sea la presentación y por muy maravillado que te puedas quedar mirando los trazos naturales y sin artificios con los que Thompson nos va describiendo sus experiencias.

Curioso ver su visión de un festival como el de Barcelona, en contraposición con los festivales americanos y franceses. Gracioso saber lo que piensa de la comida y las mujeres españolas, así como ver reflejados en sus paginas a personajes del mundillo.

Como dije, no es fácil decirle a alguien que se gaste 18 euros en un cuaderno de viajes.
De todas formas, yo lo voy a hacer. Porque creo que una vez que acabas el tebeo, el desembolso merece la pena.

Destacar, en estos tiempos de chapuzadas, las excelente traducción. En su día, leí la edición original, y hay que reconocer que no era nada sencilla la tarea. Una vez visto el resultado me he quedado gratamente sorprendido.


6 comentarios:

madame o dijo...

Yo leí la edición de Top Shelf y según recuerdo me gustó bastante. Teniendo en cuenta que es un cahier de voyage y no un cómic (un género que cuenta con interesantísimas obras, como los diarios de Dupuy y Berberian, los de Loustal o los álbumes colectivos de L'Association sobre Egipto, México y la India), creo que pasará como con Blankets: a los que les esntusiasmó volverá a convencerles, y los que no lo soportaron esto tampoco les hará mucha gracia. Pobrecito Craig: qué duro es ser metrosentimental.

Diego dijo...

:)

Stereotopffer dijo...

Pues a mi Blankets me dejó un poco frío, y no por la metrosensiblería, y sin embargo este (que efectivamente no es un tebeo)me gustó.

He de decir que probablemente condicionado por el background que desentraña en Blankets algunas postalitas del carnet me recordaron a ilustraciones del Atalaya o el Despertad!

BD! dijo...

Tendré que revisar mi colección de Atalaya, a ver si encuentro alguna colaboración del amigo Craig.

Doc Moriarty dijo...

Discrepo con lo de la traducción. No he leído el original , pero hay fragmentos traducidos demasiado literalmente.

Por lo demás, el trazo de Thompson es hipnótico cuando no nos abrasa con la dichosa novia que le ha dejado.

Rfa. dijo...

Yo no he leído Blankets, pero Cuaderno de viaje me ha parecido una obra más que digna. ¿Que no tiene historia? Bueno, ¿y qué? A veces, las impresiones pueden sustituir al argumento, ¿no? Lo que más me ha gustado es que consigue reflejar toda una filosofía ante el milagro de la inspiración. Y eso, no me lo negaréis, es toda una victoria.